¿Tienes alguna duda personal? ¿Ha surgido un problema? ¿Algo no te ha quedado claro? ¡Comunicate con el staff! No tenemos problemas en ayudarte, para eso estamos.

ADMINISTRADORES.



MODERADORA.

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Vie Mayo 01, 2015 7:06 pm.

Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Dominic A. Roman el Sáb Dic 17, 2011 9:20 am

Mañana, Dia 4
Despues del acercamiento con los sobrevivientes que se habian unido en la playa de la isla, dormia en un pequeño lugar un poco apartado a pesar de todo, y las palabras intercambiadas con estos durante el tiempo que llevaba alli, me decidi a mantenerme al margen de sus problemas pues la mayoria de estos se debian a discusiones tontas en las que el factor del infantilismo se veia tremendamente acentuado por los caprichos de los jovenes y sus peleas debido a causas que aun se llegaban a escapar de mi entendimiento.

En estos momentos me encontraba masticando con lentitud una fruta de las que habia recolectado no hacia mucho, mirando hacia el horizonte que quedaba frente a la playa con algo de ausencia mientras comia, al parecer aun ibamos a estar mucho tiempo en este lugar y yo no estaba del todo seguro de lo que podria suceder de aqui en adelante, simplemente que no era bien recibido por todos puesto que... quien mantenia un arma dentro de un barco lujoso de vacaciones y cuando naufragaba y lograba sobrevivir, por causas que aun desconozco, se la daba a una niña de 16 años para poder acercarse con los demas sin que le miraran demasiado mal por el hecho de llevarla consigo - Quizas acercarse tan despacio no sea la mejor manera - Comento repentinamente al percatarse del ligero sonido de los pasos bajo la arena, girando su rostro para observar con la misma frialdad que le caracterizaba a la joven que habia estado acercandose y terminando por volver a morder la fruta despues de cortarla con una pequeña navaja que siempre llevaba en su llavero y habia conseguido que no se estropeara - Buenos dias - Agrego finalmente mientras su mirada seguia en el mar, acomodandose de mejor forma antes de mirar hacia su otra fruta y lanzarsela con suavidad para que la cogiera - Has desayunado? - Pregunto finalmente, fijando la mirada en ella con un gesto ligeramente mas calmado que la frialdad que en un principio habia mostrado, tornandose ligeramente mas cariñoso en un aparente esfuerzo por llegar a ser amable con la joven, al fin y al cabo esta se habia acercado a el y eso era un logro debido a que no habia sucedido mucho, a excepcion de Jenna


Última edición por Dominic A. Roman el Dom Dic 18, 2011 4:18 pm, editado 2 veces

Dominic A. Roman

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 12/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Heather N. Ford el Sáb Dic 17, 2011 10:47 am

No me consideraba una afortunada por sobrevivir, sólo lo agradecería la noche en que volviese a dormir en mi cama y ni siquiera entonces estaría tan segura de que era algo bueno. Creo que hubiera preferido perecer ahogada (a mi parecer la forma más tonta de morir) antes que escuchar las 24 horas del día a todos pelear contra todos. Yo ya sabía que tenía ganado el Infierno por ser como soy y estaba confiada en que la Tierra misma era aquel lugar que todos reconocían por estar cubierto de llamas y por ser una agonía eterna. Si no era así ¿porqué sufríamos entonces? Dichosos los que irían al Paraíso, ellos conocerían lo que era la paz, una paz que podía degustarse cuando te quedabas solo en casa y te echabas en tu cama a dejar que los segundos pasaran sobre ti. En fin, me alejé del lío que se estaba armando allí y me imaginé a todos mis primos jugando paintball, sin duda se sacarían las ganas de romperse la cara los unos a los otros. Ya se lo propondría a mi madre, digo Juliet... era lo mismo, para mí ella era mi madre.

Caminé por la arena y noté que una tienda estaba más alejada del campamento. Me acerqué despacio, preguntándome porque él estaría más apartado y que era lo que estaba comiendo. Notó que me aproximaba e hizo un comentario. -Claro, mejor sería correr como si me persiguiera el Diablo y lanzarme a tus brazos repliqué con una sonrisita en los labios. -Buenos días contesté a su saludo. Lo tomé a pecho, tuve la esperanza de que en verdad hoy fuese un buen día. De repente me lanzó con suavidad una fruta idéntica a la que él estaba comiendo. Digamos y admitamos que mi destreza a la hora de atrapar cosas no era la ideal ni la indicada, ni la apropiada ni la sugerible, ergo, la fruta acabó en la arena. Me agaché para recogerla y me levanté muy de golpe, por lo que me maree un poco. Con la mano le sacudí los granitos que se le habían adherido y procesé la pregunta que me había hecho hacia unos segundos. -De hecho no respondí en voz baja -¿Qué es? pregunté mirándolo, apenas si reconocía cuatro de la infinidad de frutas que existía. La observé y...no, no me daba la cabeza para deducir de que se trataba, admiraba a las personas que si podían. -¿Te molesta si me siento? dije cambiando de tema.

Heather N. Ford
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 18/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Dominic A. Roman el Sáb Dic 17, 2011 1:20 pm

Observo en silencio a la joven antes de escuchar sus palabras, habiendo estado pendiente de si llegaba a coger la fruta para terminar por combencerse de que no era alguien peligroso o una futura amenaza, lo que hizo que se relajara y terminara por encogerse de hombros antes de mirar una vez mas al frente - Si quieres te presto la navaja para que la peles - Tras sus palabras el joven se incorporo y le tendio esta, cerrada, antes de escuchar su pregunta y terminar por alzar una de sus cejas hasta darse cuenta de a que se referia, observando la fruta y terminando por entrecerrar ligeramente los ojos antes de mostrar una sonrisa ladeada - Eso no es lo importante, lo importante es que es comestible - Agrego finalmente antes de encogerse de hombros y mirar nuevamente hacia el agua, sentandose y asintiendo cuando le pregunto si se podia sentar con unos terminos bastante formales, algo que le resulto curioso en aquellos instantes -No, adelante..

Al cabo de unos segundos, dejo de observar el rostro de la joven para terminarse la fruta, dejandolo todo a un lado y terminando por mirar hacia el frente mientras se estiraba ligeramente y terminaba por tumbarse sobre la arena, al menos aunque el tiempo no llegara a acompañar tampoco hacia demasiado frio como para no poder estar asi - Pareces mas madura que el resto de los niños - Agrego finalmente, pues tras ver el comportamiento mostrado decidio sacar ese termino en claro, eran lo que le parecia a el y no iba a cambiar de opinion hasta que llegaran a demostrarle lo contrario - Aunque supongo que eso tambien se debera a la edad - Comento finalmente, con voz tranquila, mientras volvia a dejar su mirada sobre la muchacha, bastante atractiva sin duda... aunque no significaba que le interesara en absoluto aquello

Dominic A. Roman

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 12/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Heather N. Ford el Mar Dic 27, 2011 11:01 pm

Me quedé observando la fruta y luego sujeté la navaja que me tendía. -Gracias dije tras cogerla. Una navaja, por definición, era prácticamente lo mismo que un cuchillo, de modo que no debería ser tan difícil usarla. Lo que sí era difícil, en cambio, era abrirla. Los artículos de caza, campamento y otros no eran para mí, definitivamente. La investigué con la vista hasta que hallé el modo de abrirla. -Si, bueno, la droga también es comestible si ese es el caso me encogí de hombros -Pero, ¿sabes algo? Voy a limitarme a comerla, no más preocupaciones declaré. Me senté ni bien dijo que no le molestaba y comencé a pelar la fruta. Corté un trozo e hice ademanes de comerlo, mas me detuve un poco antes de que este tocara mis labios y miré a mi acompañante. -Ya, en serio, ¿qué es? pregunté. Al parecer la Heather controladora que debía saberlo todo no podía apartarse. -No contestes, no contestes dije de inmediato, probablemente quedando como una indecisa. Estaba dispuesta a ganar esa batalla contra mí misma, ya más de una vez me habían dicho que necesitaba dejar de controlar todo. Confié en él y comí el trozo de fruta. No estaba nada mal y no noté nada raro en mí tras unos segundos, por lo que continué comiéndola. A decir verdad, era un buen desayuno.

De repente se tumbó sobre la arena, cosa que no me hubiese llamado tanto la atención de no ser porque yo no solía tumbarme en el suelo al hablar con un desconocido. Escuché lo que decía y esbocé una sonrisa. Continué comiendo la fruta. Adoraba que me llamaran madura o cosas por el estilo, me hacía sentir que todo mi autocontrol valía la pena y sobre todo me hacía sentir algo importante, no sabría decir porqué. Luego escuché lo de la edad, yo no era tan mayor, había varios que me sacaban unos cuantos años. -Puede ser me encogí de hombros -Y no es que esté obsesionada con lo de envejecer y eso, pero soy menor que varios allí comenté -¿Tú que edad tienes? le pregunté de sopetón. Sólo esperaba que no se molestara, de modo que intenté arreglar las cosas: -Disculpa comencé -Soy Heather me presenté.

Off: perdón por la supermegaultrademora tuve problemas con Internet D:

Heather N. Ford
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 18/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Dominic A. Roman el Miér Dic 28, 2011 8:33 am

Dominic no pudo apartar su mirada curiosa de la joven, observando en silencio como ella miraba aquella fruta y terminaba por coger la navaja, siendo educada y agradeciendo el gesto, algo que sin duda me gusto y solo provoco que mostrara una ligera sonrisa - No es necesario que agradezcas nada - Finalmente termino por mirar hacia otro lado, alzando su vista al suelo y arrugando ligeramente el entrecejo antes de que volviera a estar atento a la muchacha que tenia a su costado

- Pero la droga es dañina y esto no - Argumento tras escuchar a la joven, sus palabras no me habian sorprendido, a pesar de ser avogado eso no significaba que no hubiera hecho cosas como aquellas... simplemente que habian quedado tapadas y ocultas de forma que nadie pudiera tener una mala imagen de mi y mi trabajo.

-En realidad... no se que es, pero si los pajaros se la comen es comestible - Argumento finalmente con una sonrisa relajada, al fin y al cabo los animales eran las perfectas cobayas de laboratorio y no solo eso, sino que sabian diferenciar de lo que podian o no podian comer y en estas circunstancias era de mucha ayuda algo asi. Al estar tumbado su rostro no estaba del todo visible, aunque cuando me miro simlemente termine por observar nuevamente, dejando su mirada en la mia y acariciando mi menton con suavidad mientras pensaba en una forma de poder llegar a algo interesante con aquella joven - Siempre he pensado que la edad de una persona se mide por su cabeza y conocimientos y no por lo que su cuerpo muestre - Agrego tras sus palabras, terminando por dejar la mano que rascaba su menton detras de su cabeza y entrecerrando los ojos antes de limitarse a contestar la pregunta de la joven - 24 años, y tampoco hace falta que te disculpes por esto - Sonrei ampliamente al ver que se presentaba finalmente, sentandome de nuevo a su lado para darle dos besos, en cada mejillla - Dominic, un placer conocer a tan bella donna

Dominic A. Roman

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 12/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Heather N. Ford el Vie Dic 30, 2011 12:45 am

Él hablaba de un modo tan tranquilo que instaba a confiar, como si fuese algo instintivo, pero eso era justo lo que me hacía dudar. Juliet siempre me había inculcado el no hablar con extraños -cosa que nunca cumplí, hablar con la gente era algo hecho para mí- y el no aceptar los alimentos que los extraños me dieran, algo que en estos momentos no estaba cumpliendo. Sentí una descarga de adrenalina, este día sería histórico: la primera regla que Heather Norelle Ford rompía tras haberla acatado por años. -Vale, pero los pájaros tienen un organismo distinto al nuestro. No soy veterinaria ni se mucho de animales, estudio medicina. No sé que tendremos en común con esas cosas voladoras pero sé lo que tenemos diferente: organismos declaré aunque mis palabras fueron prácticamente al vicio, ya iba por la mitad de la fruta, no iba a tirarme atrás a esta altura. Si seguía viva por los menos dos días después de hoy, me disculparía con él por haber desconfiado.

Pensé en sus palabras unos momentos. Había exámenes psicológicos que las justificaban: medían la edad mental y luego la comparaban con la edad real. Claro que podía haber diferencias grandes entre ambas como podían variar un año o dos. A decir verdad, no me basaba mucho en los conocimientos de la gente, yo solía fijarme simplemente en lo que su cuerpo aparentaba y de ahí ordenarles que hacer. Me encogí de hombros en una expresión de "que sé le va a hacer", claramente demostrando que no pensaba igual. Alcé las cejas sorprendida al oír la edad que decía tener. Luego se presentó y me besó ambas mejillas; muestra perfecta de educación. Sonreí. -Me parecía que tenías acento italiano. El placer es mío, Dominic dije. Las últimas dos palabras que él pronunció eran obviamente italianas, y desconocía por completo su significado; Dominic podría haberme dicho algo como: rubia idiota y yo sonreía. Así era la vida. -¿24? Estás en magnífico estado comenté retomando el tema. -Yo tengo 19 le conté. Yo sabía su edad y consideraba que era justo que él supiese la mía. Terminé de comer la fruta y limpié la navaja en mi remera con cuidado, después de todo ya estaba bastante sucia. Se la devolví con cuidado, aún estaba abierta ya que no tenía la más pálida idea de como cerrarla. -Gracias dije nuevamente y lo miré recordando la sonrisa que había surcado su rostro cuando me presenté.

Heather N. Ford
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 18/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Dominic A. Roman el Lun Ene 02, 2012 6:23 am

Observo a la joven con verdadera curiosidad, aunque esta no la mostro en ningun momento, fijandose en que la muchacha parecia haberse sumergido en sus pensamientos, algo que me hizo sonreir ligeramente y terminar por encogerme de hombros mientras mi mirada se dirigia al cielo y terminaba por suspirar, aquello terminaria por volverme loco... o un sadico sexual, sonrei ante el pensamiento, sinceramente no creo que no fuera algo nuevo para mi... aunque nunca hubiera matado por temas sexuales puesto que eran algo verdaderamente normal y simplemente tenia siempre todo lo que queria... pero alli todo era distinto y sabia que entre tanta mujer guapa alguna vez podria perder el control de mis actos - Cierto... aunque no creo que sea tan diferente... si la fruta fuera venenosa o dañina terminarian muriendo igual - Comento rapidamente, cortando los pensamientos a los que en ese momento le habia estado dando vueltas y terminando por volver a dejar su mirada en la joven mientras no apartaba la sonrisa que se habia instalado en su rostro y al parecer a la joven le gustaba, cosa que aprovecharia.

Termino por rascar su nuca con calma, entrecerrando los ojos en el gesto y terminando por mirar a la muchacha una vez hube terminado de hacerlo, ya poco importaba lo que pudiera haber pensado la joven, la arena le hacia cosquillas y se le pegaba al cuerpo, aunque aquello no queria decir que se sintiera incomodo al estar como habia estado. Nuevamente a Dominic le habia parecido que la joven estaba pensando en algo, por lo que espero pacientemente hasta escuchar sus palabras y se volvio a acomodar mejor sobre la arena que habia bajo su cuerpo, esta vez poniendo sus manos tras su cabeza, a modo de almohada, en una posicion mas comoda - Italiano soy... - Agrego finalmente, riendo con suavidad pues eso podia comprender muchas cosas, al fin y al cabo eran muy conocidas las mafias italianas a pesar de que estuvieran en su mayoria ocultas, aunque nada hacia sospechar que el joven fuera un integrante de alguna, lo que le daba para poder dejar que confiaran en el. - Te ves mas aniñada... seguro que muchas veces has dejado loco a algun muchacho - Sonrei ladeadamente, habia sido una broma y el tono asi se habia mostrado, no me adentraba en el tema sexual si no en la belleza de la joven, aunque si se molestaba , cosa que era bastante dificil, no me excusaria por aquello...

Dominic A. Roman

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 12/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aparentemente la tranquilidad depende de la persona (Heather N. Ford)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:24 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.